La inmigración basada en la familia requiere la participación de al menos dos miembros de la familia, un peticionario y un beneficiario. El peticionario debe ser un ciudadano estadounidense o residente permanente legal que quiera patrocinar a un familiar extranjero para obtener una tarjeta verde. El beneficiario es el familiar extranjero que desea obtener una tarjeta verde. En algunas categorías, el beneficiario puede tener un cónyuge e hijos que califican como beneficiarios derivados.